Le Coquelicot

 

Le Coquelicot es más que una tienda de productos hechos con macramé y un taller para aprender a dominar esta técnica. Le Coquelicot es un concepto: para el cliente, representa una nueva manera de decorar sus espacios, con una técnica milenaria y aportando un toque boho chic. Para su fundadora, Sandra Bissette, representa un espacio personal dónde desarrollar su espíritu creativo. El trabajar y crear con las manos le apasiona y es su meditación diaria.

 

Sandra es artista textil y crea productos que combinan un aire vintage, con un cierto giro contemporáneo, que aportan un toque bohemio al espacio que decoran. Los materiales utilizados en su mayoría son ecofriendly, como las cuerdas trenzadas hechas con tejidos recuperados de restos de fábrica o los palos de madera recogidos en la naturaleza, en la montaña o próximos a la orilla del mar.

 

En su web podéis encontrar diversos productos realizados con esta técnica, como maceteros colgantes, lámparas, cortinas, cubremacetas, manteles, cortinas e incluso accesorios y complementos, como bolsos, collares y llaveros. Os invito a que entréis en el universo Le Coquelicot.

 

 

 

 En tres conceptos: 100% artesanal, materiales de la máxima calidad y respetuosos con el medio ambiente, y diseños únicos y a medida. Una de las premisas de Sandra es recuperar las técnicas del pasado, reinventando entramados y anudados intuitivamente, mientras usa materiales reaprovechados y devueltos de la naturaleza.

 

Mis fichajes: descubrí Le Coquelicot por una foto de Instagram de uno de sus maceteros de macramé colgantes. Era el macetero colgante Boho Macramé Lonan y no me diréis que enamorarme a primera vista no era inevitable. Más tarde, en su web, pude apreciar sus creaciones más con detenimiento y, de entre todos sus productos, me encantan también el macetero modelo Andes; las cortinas de macramé, como la Boho Artesanal Nord, que son una maravilla; o complementos como el bolso Artesanal Lyra o el collar Aka Lino. ¿No os parecen ideales?

 

Lo que más me gusta: de Le Coquelicot me apasiona el efecto que producen en mi mente sus creaciones. Es pasearme por su web o por su cuenta de Instagram y venirme a la cabeza un montón de recuerdos de mi infancia donde el macramé era parte de la decoración y el ganchillo, en concreto, la especialidad de mi bisabuela. No lo puedo evitar, tengo predilección por este tipo de trabajo artístico y me entusiasma ver como Sandra ha sido capaz de darle la vuelta y aportar una parte de modernidad a una técnica más bien vintage. Tengo en mi lista de “To Do” asistir a uno de sus talleres. Aunque no tengo ni idea qué tal se me puede dar esto del macramé, me entusiasma la idea de pensar que puedo crear algo tan bonito con mis manos.

Date
Category
Home, Serendipia
Tags
Accesorios, decoración, Hecho a mano