• Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel
  • Con papel

Con papel

 

Las que me conocéis sabéis que son inversamente proporcionales en mí, mi amor por el papel y mi habilidad con las manos. En otras palabras, que me flipan las manualidades aunque no se me den muy bien. Por eso, estoy segura que entenderéis que me haya quedado prendada del proyecto que os traigo hoy.

 

‘Con papel’ es el sueño de una leonesa, Ana Fernández, para hacer del origami su profesión. Lo que empezó hace tres años como un hobbie y que perfeccionó a base de mucha práctica y muchos tutoriales de YouTube, se convirtió, casi por casualidad, en su proyecto vital. Ana creó un ramo de flores de papel para regalarlo a su suegra para su cumpleaños y lo colgó en Facebook como idea para el día de la madre. A raíz de la publicación, le encargaron 6 o 7 ramos y desde aquel día no ha parado.

 

En estos años, sus creaciones han ido evolucionando. Seguramente, sus trabajaos más populares son los cuadros, sobre todo los que protagoniza “El Principito”, pero su obra va mucho más allá: ramos de novia, decoraciones florales, detalles de invitados para bodas, bautizos y comuniones, photocalls para bodas, móviles infantiles o, incluso, decoración navideña. Además, se ha especializado en la decoración de interiores y espacios como el techo del bar Tribeka de León, que decoró con 450 grullas, “La Party” organizada el año pasado por Malasmadres y YoDona en el palacio de Santa Coloma o varios escaparates de León y Madrid.  Incluso ha realizado una obra para el museo Etnográfico de León, basada en los pendones.

 

Su web estará lista en breve, pero mientras tanto os invito a seguir su cuenta de Facebook, donde empezó todo, y de Instagram, donde podréis ver todas sus creaciones y alucinar con su técnica. Todo lo que os podáis imaginar, Ana lo puede construir en papel. Ella le llama origami creativo. En esta entrevista en Leotopía, podréis conocer mucho más de Con papel y del arte de la papiroflexia.

 

 En tres conceptos: creatividad al máximo, paciencia a raudales y amor infinito por el papel. Ana confiesa que es muy metódica y que encontró en el plegado una manera para combatir su nervio. Solo hace falta ver sus creaciones para ver que hace falta ser de una pasta diferente para conseguirlo.

 

Mis fichajes: me encantan los cuadros que Ana personaliza. Los hay para nacimientos, con animalitos, con El Principito, con Campanilla, con flores, con estrellas… Me parecen una genial idea para regalar, por ejemplo, a una maestra a la que aprecies mucho, a un niño o una niña que hace la comunión o a una pareja de recién casados. Es un detalle emotivo y que se sale de lo común.

 

Lo que más me gusta: la determinación de Ana por seguir aprendiendo y no darse nunca por vencida. De pequeña, se hacía sus propias muñecas de papel, con sus vestidos y complementos. Pero no fue hasta que sus padres le regalaron el libro Papiroflexia, el arte de realizar objetos doblando el papel, de Emanuele Azzità, que no empezó a hacer figuras con diagramas, paso a paso. Desde entonces, no importa cuanto tiempo le lleve hacer una nueva figura de manera perfecta, Ana sabe que tarde o temprano le conseguirá.

Date
Category
Home, Serendipia
Tags
decoración, Hecho a mano, manualidades, papel, Regalos