Ana Álvarez - Nosolocomida

Ana Álvarez, una ingeniera en la cocina

De pequeña, le llamaban ‘espectrómetro de masas’. Se divertía jugando a adivinar todos los ingredientes de las elaboraciones que preparaba su madre. Y era rematadamente buena en eso, a pesar de su corta edad. La historia bonita que os traigo hoy va de una ingeniera industrial llamada Ana Álvarez que no ha parado hasta encontrar la manera de poder combinar sus dos grandes pasiones, ciencia y gastronomía. En su blog, Nosolocomida, encontraréis muchas respuestas.

Ana siempre ha sido una chica precoz en lo que respecta a sus gustos culinarios. Con tan solo 5 años, el jamón le gustaba ‘con pintas’ y el filete del ‘gordito y que sangrara’. Claro que de eso tiene mucho que decir, María Antonia, la madre de Ana. “Ella siempre nos daba todo casero, la mantequilla, los bizcochos, los yogures… y no era extraño encontrar cargas de óxido nitroso en un armario, un quemador de azúcar y, por supuesto, la Thermomix, desde el primer modelo que salió a la luz, en casa estaba 24h funcionando. Por lo que no es raro que, si me crié entre espumas de sifón, ahora tenga en casa hasta un circulador de inmersión para cocinar a baja temperatura ¿no?”, explica Ana.

Ahora, con 29 años, se acaba de graduar como parte de la primera promoción del máster de Ciencias Gastronómicas del Basque Culinary Center; ha estado trabajando, codo con codo, con los hermanos Roca del Celler de Can Roca y combina su faceta de ingeniera con la docencia gastronómica, su blog, su cuenta de Instagram, el deporte (su otra gran pasión) y sus viajes.

Os aviso que la historia de hoy os va a crear muchas ganas de conocer a Ana en persona, de llenaros de su energía y generosidad y os va a dejar un muy buen sabor de boca, con esferificación de sonrisa incluida, 😉

Ana Álvarez con su madre

 

 

¿Quién es Ana Álvarez?

Ana Álvarez Mercadal es una chica, mitad madrileña y mitad menorquina, a la que le apasiona cocinar y comer. Me gusta estar en continuo aprendizaje, adoro viajar para conocer personas, culturas y países a través de su comida y soy adicta al deporte. No me gusta definirme a través de mi carrera, porque yo no SOY ingeniera, aunque actualmente me gane la vida en parte con ello. Creo que lo que nos define y nos hace ser nosotros mismos es aquello que nos apasiona y nos da ese brillo en los ojos cuando hablamos, pensamos o trabajamos.

He trabajado 4 años como calculista de estructuras para diferentes empresas de ingeniería y, tras un parón de dos años, lo he retomado a jornada completa desde este septiembre. En esos dos años, estudié el master de ciencias gastronómicas en el Basque Culinary Center, desarrollé mi proyecto final de master en La Masia, el centro de i+D del Celler de Can Roca, y trabajé como profesora de cocina en dos escuelas de cocina, KitchenClub y El gusto es nuestro.

Hobbies tengo muchos, siempre me dicen que tengo la suerte de que todo me gusta, pero yo creo que más que una suerte es una actitud. Me encanta hacer deporte, mínimo voy 4 días por semana al gimnasio y, aquellos que no puedo, o salgo a dar un paseo o salgo a patinar. Me apasiona también cuantificar la vida, las kcal, los pasos, las horas de sueño… ¡todo en la vida se puede medir! Salvo los sentimientos, jajaja… Cuando tu segunda gran pasión es comer, después de cocinar, necesariamente tiene que gustarte hacer deporte, sino se te va de las manos…

La pasión por la comida y la cocina me viene de lejos y, concretamente, de mi madre. Su cocina era su espacio sagrado, yo solo podía aprender mirando desde la barrera. Pero, en cuanto me independicé, comencé a trastear en la cocina y me di cuenta de que aquello realmente me ilusionaba. Me gusta la cocina tradicional, pero reconozco que lo que realmente me atrae son las nuevas técnicas, la cocina internacional, el mundo panarra, las fermentaciones… La gastronomía es un campo enorme por descubrir que sacia mis necesidades de continuo aprendizaje y del que no veo su fin, ¡eso es fabuloso! La gastronomía es para mí un paraíso de placer, como sería una juguetería para un niño en Navidades.

Ana Álvarez con su madre y los hermonos Roca

 

¿Qué es nosolocomida?

En 2015 sentí que tenía que materializar mi pasión por la cocina en forma de proyecto personal. Además de perder la noción del tiempo leyendo libros de cocina, viendo vídeos en YouTube, documentales y practicando en casa, era algo que me hacía tremendamente feliz y con lo que me sentía útil. De alguna manera, la cocina me permitía desarrollar mi faceta más creativa, que ni siquiera sabía que tenía.

Cuando decidí abrir el blog pasaba por un momento de insatisfacción personal a nivel laboral y necesitaba algo en lo que invertir mi tiempo y esfuerzo sin un motivo económico, sino únicamente como realización personal. Francamente, me daba igual que nadie me leyera, lo hacía por mí misma, por esa inquietud de aprender continuamente y para canalizar esas ideas que surgían en mi cabeza cuando me encerraba en la cocina.

Mi marido siempre me recuerda, entre risas, que le ‘despedí’ de nosolocomida cuando llevaba aproximadamente un año. Necesitaba que fuera mi proyecto, que las decisiones finales las tomara yo, cuando discrepábamos. Supongo que el blog es, para mí, como mi pequeño hijo mimado, aunque en el fondo y realmente lo utilizo para mimarme a mí misma.

Uno de los mayores miedos que he tenido es la crítica por la exposición pública en redes. Hay malas personas que se crecen detrás del anonimato de una pantalla y se creen con el derecho de criticar a alguien que se está esforzando para dar lo mejor de sí. Por suerte, éstos han sido los menos y, gracias a las redes sociales, he llegado a cumplir sueños y aportar mi granito de arena en proyectos que, sin el blog, no hubiera podido. Por ejemplo, realizar mi proyecto final de carrera para Rocambolesc en el Celler de Can Roca; dar clases de cocina con fines benéficos para la AECC; dar clases a niños para enseñarles la importancia de comer y cocinar sano; asistir a ferias, congresos, eventos…

Ana Álvarez - Nosolocomida

 

¿Cómo es un día en tu vida?

Mi día arranca a las 7 de la mañana para hacer mis 8 horas y media en la oficina. Trabajo calculando estructuras para centrales nucleares en la empresa WestingHouse y, cuando salgo, voy directa al gimnasio, si esa tarde no doy ningún curso de cocina. Los fines de semana aprovecho para cocinar todos los tuppers de la semana y una receta para el blog. Entre semana no puedo hacerlo, porque necesito luz natural para las fotos y tiempo para hacerlo con tranquilidad. Generalmente tengo ya montadas y listas para publicar 3 recetas para poder estar tranquila si un fin de semana nos vamos de viaje, o si la receta que tenía en la cabeza es un completo desastre (que también pasa, jeje). La planificación es clave para ser constante en un blog.

El blog lleva mucho trabajo detrás y eso que yo solo publico una receta a la semana. Alguna vez me he planteado publicar dos días, pero creo que me sobrepasaría y bajaría la calidad. Básicamente, hay que generar la idea; comprar todos los ingredientes; elaborarla; si está rica, hacer las fotos; si hubiera que hacer modificaciones, pues repetirla hasta dar con la fórmula correcta. Luego queda editar las fotos y subir la receta al blog.

A la hora de hacer las fotos disfruto un montón preparando mi set de fotografía. Tengo una estantería llena de platos desparejados, flores secas, servilletas huérfanas y todo tipo de atrezo que voy comprando o recogiendo de sitios muy diversos.

Es mucho trabajo, pero siempre me compensa, no lo hago por necesidad sino porque disfruto compartiendo mi pasión con la gente. Creo que una buena organización te ayuda a sacar el máximo rendimiento a tu día, y cuanto más haces más quieres hacer.

¿Cómo te ves en 3, 5 o 10 años?

¡Esta es la pregunta más complicada de todas! Creo que me haría muy feliz poder emprender un negocio y vivir al 100% de mi pasión, pero por otro lado me da miedo por dos motivos: el primero, el famoso miedo al fracaso, y el segundo creo que llevaría muy mal no tener compañeros de trabajo, echaría de menos trabajar en equipo.

El miedo al fracaso en este país nos lo inculcan desde bien pequeños. La sociedad americana tiene muchas cosas negativas, pero, en este aspecto, tienen mucho de lo que debemos aprender. En EE. UU., los fracasos los ponen en el CV como parte del aprendizaje, porque de los errores se aprende más que de los aciertos. En España, en cambio, parece que tienes que hacerlo todo bien a la primera y por eso nos da tanto miedo intentar cosas nuevas.

También me gusta mucho la docencia. Me hubiera gustado estudiar magisterio, aunque finalmente me decidí por ingeniería. Y después de estar 6 meses dando clases de cocina, me reafirmo en ello. A lo mejor algún día me preparo el master para dar clases en institutos. Lo importante es tener inquietudes, estar en constante aprendizaje, no solo en tu propio sector, sino abrir la mente a nuevos campos, resulta súper enriquecedor. Como decía Einstein “Once you stop learning, you start dying”, y no puedo estar más de acuerdo con esta frase.

Ana Álvarez - Nosolocomida

¿Qué papel han jugado las redes sociales en tu historia?

Las redes sociales han sido clave para nosolocomida, sin ellas no tendría sentido. Es un arma de doble filo que te permite llegar a gente sin la cual sería inviable, pero, por otro lado, es una vía abierta para que la gente llegue a ti. Es una ventana que te ofrece barra libre de dopamina por el refuerzo positivo que genera en ti un “like” o un “follow”, pero hay que tener cuidado porque si te obsesionas puede llegar a ser como una droga de la que cada vez necesitas más y más.

Es muy importante ser individuos mentalmente sanos que no necesiten del reconocimiento de los demás para ser felices, si eso lo tienes claro creo que las redes sociales son una potentísima herramienta para comunicar, aprender, inspirarte, compartir, informar, publicitar…

¿De dónde viene tu inspiración?

Mi inspiración inicial siempre fue mi madre, ella me enseña cada día cosas nuevas sobre la cocina y, a día de hoy, me siento orgullosa de poder decir que ahora también le puedo enseñar cosas yo a ella, para devolverle el favor de haberme descubierto mi pasión.

Este verano leí una frase en Tailandia que me encantó, decía “everything is practice”, así de simple y así de cierto. Todo en esta vida es práctica, si quieres aprender a hacer algo solo necesitas más o menos horas de exposición en ese campo. Es cierto que las personas somos más hábiles en unos campos que en otros, pero eso solo marca las horas de práctica que vamos a necesitar para llegar a manejarnos bien en ese sector. No creo en las habilidades innatas. Detrás de cada caso exitoso, hay un montón de trabajo y esfuerzo. Es verdad que el éxito, además de esfuerzo, requiere también de un golpe de suerte. Pero incluso la suerte necesita de nuestro trabajo, porque hay que salir a buscarla.

Ana Álvarez - Nosolocomida

 

Recomiéndame una cuenta de Instagram que sigas y te encante. Quién dice una, dice dos o diez.

Como referentes españoles tengo a mi profe favorito de Kitchenclub, José Zurita; a mi querida bloggera Marta Sanahuja, que es un amor con un sentido estético increíble y una currante nata; a los hermanos Roca, que me parecen el mayor ejemplo de humildad, profesionalidad, creatividad y, sobre todo, esfuerzo para mantenerse fieles a sus raíces.

Como referentes extranjeros, siempre he tenido a Jaime Oliver, me encanta la simplicidad con la que explica auténticos recetones y lo sencillo y humilde que siempre se proyecta en sus videos.

A nivel de fotografía, me encantan las cuentas de Raquel Carmona, Carolina Ferrer, Irene e Iván de Pimienta Dulce Blog, Luisa Morón, Toño de Con leche y Canela, Cuchara y Tenedor, De Boca Acción.

A nivel de recetas, Susana de Webosfritos es un clásico, recetas que nunca decepcionan. Y para recetas saludables y aptas para muchas alergias, sigo a Judit Soto de Dra. Cooking Healthy.

Para rutinas de gimnasio sigo a Stephanie Buttermore y para consejos sobre comida real y encontrar los mejores productos no procesados en supermercados sigo a Carlos Ríos.

En versión más tradicional recurro mucho a libros, me encanta el “No más platos de mamá” que me regaló mi chico cuando nos fuimos a vivir juntos (tienen blog), el libro de Salvador Brugués y Joan Roca “Cocina a baja temperatura” y, para las recetas de panes y masa madre, el libro “Hecho a mano” de Dan Lepard.

¡Y seguro que me olvido de muchos! Instagram es una fuente inagotable de inspiración…

Ana Álvarez - Nosolocomida

Wow, Ana! Me has dejado sin palabras, que ya es mucho decir. Lo tuyo no es solo una historia de cómo en la vida hay que seguir buscando aquello que te haga brillar los ojos, a pesar de que las obligaciones te lleven por otro lado. Con tu historia hemos reído, hemos aprendido, nos hemos inspirado. Me quedo con tus ganas incansables de aprender, con tu mirada siempre positiva y respetuosa de la vida, con tu visión sincera sobre el miedo al fracaso y tu lección sobre el camino del éxito. Espero que la vida te devuelva todo el entusiasmo que tú le has dado.

 

¡Hasta pronto!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.